La cadena de bloques y la plataforma de préstamos entre particulares

La cadena de bloques y el modelo de negocio de una plataforma de préstamos entre particulares son aliados naturales. Al aprovechar la tecnología de la cadena de bloques (criptomonedas y contratos inteligentes), las plataformas de préstamos entre particulares pueden crear nuevos modelos de negocio y permitir transacciones independientemente de las relaciones de confianza entre los prestamistas y los prestatarios.

Los préstamos entre particulares a través de la cadena de bloques relacionan a los inversores/prestamistas con los prestatarios a través de una plataforma en línea para facilitar los contratos inteligentes. Los tres principales agentes que participan en este proceso son los siguientes:

  • •  Los prestamistas (inversores) invierten un flujo de efectivo excesivo en préstamos en la plataforma y reciben a cambio el capital y los intereses.
  • •  Una plataforma de una red entre particulares en línea para mediar las transacciones mediante la utilización de criptomonedas, cadenas de bloques y contratos inteligentes.
  • •  Los prestatarios (individuos o empresas) reciben financiación y pagan a cambio intereses sobre las cantidades recibidas en préstamo.

La tecnología de la cadena de bloques permite que los particulares participen en el desarrollo del código subyacente que apoya la base de datos, lo cual crea un sistema abierto y versátil en el que los participantes pueden desarrollar y distribuir su propio código y su funcionalidad. Esto permite la creación de contratos inteligentes, es decir, un acuerdo contractual entre un prestamista y un prestatario en los préstamos entre particulares, basado en una parte del código programado para cumplir automáticamente las condiciones del contrato.

La principal ventaja de utilizar la tecnología de la cadena de bloques en los préstamos entre particulares es su capacidad para eliminar los intermediarios y las regulaciones del proceso de préstamos entre particulares. La necesidad de intermediarios y regulaciones implica que las transacciones en las plataformas tradicionales de préstamos entre particulares están sujetas a requisitos relacionados con los costes y tiempo adicionales, así como a aspectos de seguridad.